Lunes 30 de Noviembre de 2020

  • 26.4º
  • Parcialmente soleado

26.4°

El Tiempo En Catamarca

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

LOCALES

4 de marzo de 2020

Investigan si Naim contrato un matón para robar y apuñalar a Micaela

El dato surge de la declaración ante la Justicia de uno de los mejores amigos de Naim, a quien este habría ido a buscar a su casa después de acabar con la vida de Brenda Micaela y decirle que la había matado.

Los investigadores esperan poder confirmar los dichos del testigo mediante el análisis de teléfono celular del joven, el que ya se encuentra siendo analizado. En su testimonio el testigo dio data de quien sería la persona a la que supuestamente Naim habría pagado para lastimar a Brenda.
 
La investigación por el crimen de Brenda Micaela Gordillo que conmociona a Catamarca y al país sigue avanzando. A la espera de que el detenido por el espeluznante hecho, Naim Vera, sea indagado en principio por “homicidio calificado por femicidio”, carátula que el propio fiscal Hugo Costilla explicó a la prensa que “puede variar, teniendo en cuenta que toda calificación legal es provisoria en esta etapa”. Con la indagatoria de imputado, Costilla busca seguir armando el rompecabezas que tiene todavía algunas piezas sueltas.

Una de ellas podría ser el pedido que, supuestamente, el detenido le habría realizado a un amigo unos días previos al fatídico domingo primero de marzo, donde acabó con la vida de Brenda Micaela, quemó su cuerpo e intentó deshacerse de los restos enterrándolos en la Ruta 4 kilómetro 17 a la vera del río El Tala.

Voceros a cargo de la investigación revelaron que  Naim conocía desde el mes de diciembre de 2019 a Brenda y, según él, habría indicado a los investigadores solo se vio en “seis” oportunidades con  Brenda, el joven habría intentado lastimarla.

En cuanto al móvil por el que el  detenido habría buscado a alguien para que “hiciera el trabajo”, trascendió que sería porque, supuestamente, la víctima le habría dicho que estaba embarazada. Los investigadores trabajan en la hipótesis de que el hecho no se habría consumado porque la persona con la que se habría contactado y contado su plan no se habría animado a hacerlo. Aun cuando, en principio, según trascendidos daban cuenta que Vera habría entregado el dinero pactado.

La hipótesis surgió de la declaración  de  un amigo de Vera a quien el joven habría ido a buscar supuestamente el domingo a la mañana, cuando regresó de la Ruta 4 de dejar semienterrado los restos de Micaela.

En relación al móvil, todas las versiones y testimonios tomados hasta el momento por la instrucción apuntan a que Micaela habría dicho estar embarazada. Hecho que fue oficialmente descartado por la autopsia y también por un hermano de la joven, quien aseguró ante la prensa que Micaela no podía tener hijos.
Otros datos surgidos en relación a esta hipótesis fue que días previos al domingo primero de marzo, Vera le habría pedido a Micaela que abortara, a lo que ella se negaba diciendo que tendría al bebé, aun cuando el joven le habría dicho que no iba a hacerse cargo.

Voceros judiciales indicaron que durante la jornada de ayer,  habría concluido en primer término con la recepción de declaraciones testimoniales a las personas que habían sido citadas en el marco de la investigación como testigos. “Son personas que de una u otra manera tuvieron contacto con el detenido durante los momentos previos y posteriores al homicidio”, explicó el vocero.

Asimismo, señaló que la investigación continúa ahora con el análisis de las distintas pistas, tales como las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona aledaña al domicilio, donde fue ultimada Micaela como de las arterias y el puesto caminero que utilizó el joven para trasladar los restos y, posteriormente, regresar a la vivienda.

También se inició con el análisis del teléfono celular del joven detenido. El teléfono de Brenda sigue sin aparecer. Dicha medida probatoria es clave, no solo para terminar de armar el rompecabezas en relación a cómo, dónde y por qué fue el encuentro entre Brenda y Naim esa madrugada fatídica.

De versiones y comentarios recogidos por los investigadores, los cuales buscan confirmar o descartar con el análisis del celular, hablan de que cuando Naim citó el sábado a la tarde a Brenda para encontrarse esa noche en el departamento, lo que ocurrió, luego ya habría tenido la intención de matarla. Otra, en tanto, dice que fue la joven quien le escribió el sábado a la noche a Naim para “verse” y juntarse y que le habría dicho otra vez que estaba embarazada.

Los mensajes también le permitirán a los investigadores poder deducir o interpretar el tipo de relación que tenía víctima y victimario. El dato es más que importante ante los dichos de las amigas y uno de los hermanos de la joven, quienes aseguraron que ellos se estaban conociendo, que no eran novios. Del teléfono del joven se busca también obtener una fotografía que, días previos al homicidio, Brenda le había enviado a Naim, tratándose de la imagen de un test de embarazo positivo.   

En relación al celular de Brenda, las fuentes consultadas señalaron que hasta el momento no aparece. Durante la jornada del lunes, se rastrilló toda la Ruta 4 por donde circuló el joven Naim trasladando lo restos de Brenda, pero los resultados dieron negativo. Para los investigadores, el joven, tras consumar el homicidio se habría deshecho del teléfono celular de Brenda. Por otro lado, ayer, desde la investigación se aclaró que la información oficial brindada a horas del macabro hallazgo era errónea, es decir, que tras asfixiarla, Naim quemó el cuerpo de Brenda, pero no lo descuartizó sino que, a raíz del accionar del fuego, el cuerpo se desmembró.

“Una vecina vio humo. Lo vio en el momento que estaba en el fondo”
Además de los policías que participaron de la rueda de reconocimiento, el lunes a la noche, en la fiscalía de calle Junín al 600, dos vecinas de Naim, testigos en la causa, declararon ante el fiscal Hugo Costilla. 
 “Se trató del personal policial que, circunstancialmente, vio al imputado en Ruta Provincial 4. Uno de ellos lo detiene y le solicita la documentación, rutina en todo puesto caminero. Pero no notó nada raro en él. Le pidieron la cédula verde, carné de conductor, seguro y, posteriormente, siguió”. En ese momento, según la investigación, Vera regresaba al centro, luego de haber enterrado los restos de Brenda.

Ante el fiscal también declararon dos vecinas. Una de ellas dijo haber visto a Vera quemando el cadáver. “Una vecina de la calle Maestro Quiroga 60, en tanto, vio humo, una llama, lo vio justo en el momento en el que estaba en el fondo del domicilio -haciendo referencia a Naim- ”, contó el fiscal.

Testimonios estos que se ven respaldados por otras pruebas recogidas por los investigadores, entre ellas, los registros fílmicos de las cámaras de seguridad de la zonas aledañas al departamento donde fue asesinada Brenda, los elementos recuperados en los allanamientos realizados el domingo, etc.

Por otra parte, durante la mañana de ayer, se continuó con los testimonios  de vecinos y otras personas que pudieran haber visto los momentos previos, durante o posteriores al crimen y que puedan ayudar a la investigación.

“Me mato yo o la mato a ella”

Esas habrían sido las palabras que en una conversación Naim le dijo a uno de sus mejores amigos, a quien, además, le había confiado que había buscado a una persona para que hiciera el “trabajo”.

De confirmar los investigadores este “dato”, podrían poner en la escena el “elemento” para establecer, jurídicamente hablando, que la muerte de Brenda fue en un contexto de violencia de género (relación de desigualdad de poder).

“Naim me había contado que la chica -refiriéndose a Brenda- le había dicho que estaba embarazada. Incluso ella le había mandado una foto de un test de embarazo y hasta unos estudios a su nombre. Naim se había puesto muy nervioso. Hace algunos días me dijo: ‘Me mato yo o la mato a ella’. Yo le dije que estaba loco, que no se mande ninguna cagada. Incluso me pidió plata, pero no le di. Jamás pensé que podía pasar algo así”, relató a la Justicia el amigo del acusado.

Luego, siguió su relato con lo qué pasó la mañana de la confesión: “Me tocó el timbre muy temprano, yo estaba durmiendo. Me dijo ‘La cagué, la maté’. No entendía nada, nunca imaginé algo así por como era él, súper tranquilo. Lo mandé a cagar y le dije que se vaya a dormir”.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!