Jueves 30 de Mayo de 2024

SALUD

21 de abril de 2023

El médico que propone hacer descansar el intestino para curar 90 enfermedades

El programa "Medicina Digestiva para el Bienestar en 15 días" resetea al intestino y ya curó a 130.000 personas con 90 enfermedades diferentes. Télam dialogo con su creador, el gastroenterólogo patagónico Facundo Pereyra, quien explica el método que aspira a hacerse un lugar en el sistema de salud pública.

Por Nora Palancio Zapiola  

El gastroenterólogo Facundo Pereyra, formado en medicina en la Facultad de Medicina de la UBA, creó un método para programa argentino que "resetear" el intestino.



Puede confundirse con un método de autoayuda, pero MDB15 (Medicina Digestiva para el Bienestar en 15 días) es un programa argentino que resetea al intestino y que ya curó a 130.000 personas con 90 enfermedades diferentes ajenas a él. De hecho, Hipócrates, hace 2.500 años, dijo que todas las enfermedades nacían del colon.

“Mi programa (MDB15) es una combinación de medicina tradicional con la medicina funcional, que es la medicina del futuro mediato”, explica a Télam el gastroenterólogo Facundo Pereyra, formado en medicina en la Facultad de Medicina de la UBA.

El autor del libro “Resetea tu intestino”, quien está a punto de presentar “La vida después del reseteo” en la Feria del Libro de Buenos Aires, asegura que existe una enfermedad denominada “Síndrome del Intestino Permeable”, que afecta "a un 30 por ciento de la población argentina”.

El equipo médico de Pereyra atiende 4.000 casos por día. El creador de MDB15 asegura que para la patología que encontró, hay un final feliz: “Puede curarse y, con él, sanar otras 90 enfermedades que se originan en este órgano”. El especialista que vive en Cipolletti, Río Negro, sueña con que este sistema de curación llegue a la salud pública.

 

La clave está en el intestino

-Télam (T): ¿Cuándo descubrió esta enfermedad?
- Facundo Pereyra (FP): Cuando regresé a la Patagonia, de donde soy y ahora vivo, me puse a trabajar en el Instituto Pereyra, que fundó mi padre hace más de 60 años. Él es un médico muy distinto, lector, investigador, y me empezó a abrir los ojos diciéndome que el intestino no sólo es un medio de transporte, sino que por él pasan otras cosas relacionadas a las células del sistema inmunológico que viven dentro de sus paredes. En realidad, del sistema inmunológico que se aloja en sus paredes. Él se había encontrado con materiales del naturismo, de la medicina funcional y del ayurveda que dicen que el intestino es un órgano mucho más importante de lo que pensamos y que, sanarlo, puede tener un impacto no sólo en solucionar de raíz la patología propia, sino que puede impactar afuera del aparato digestivo.

- T: Usted venía de una formación ortodoxa. ¿Cómo creyó en algo que no tiene evidencia científica?
- FP: Al principio yo descreía un poco de sus hallazgos y le decía: “No pá, ¿en qué paper científico encontraste eso?” Pero empecé a ver que sus pacientes me decían que se curaron de una migraña, de artritis y de depresión, por ejemplo, a partir de que él tratara sus intestinos. Ahí comencé a investigar la relación entre el intestino y otras partes del cuerpo, y encontré esta teoría del intestino permeable, que viene de la mano de la medicina funcional, la medicina del futuro cercano, porque es la de los hábitos, del equilibrio, de usar los mecanismos autocurativos del cuerpo. Creé un método, el MDB15, que dice que hay que empezar desde una reparación digestiva para tratar desde una migraña, enfermedades autoinmunes, cardiovasculares, depresión, alzhéimer, enfermedades psiquiátricas, hasta problemas de la piel.

- T: ¿Dónde y cómo empezó a implementar el método del intestino permeable?
- FP: Me empecé a aburrir porque descubrí que la gastroenterología se quedaba corta. Entonces empecé a estudiar y adoptar esta teoría del intestino permeable y diseñé ese método para revertirlo. Cuando trabajé 12 años ad honorem en el Hospital de Cipolletti, me dediqué a investigar más. Llegaban los pacientes y los interrogaba sobre síntomas del intestino permeable como dolores de cabeza, hormigueos, erupciones en la piel, hinchazón de manos, dolores articulares, inestabilidad anímica inexplicable.  Así me di cuenta de que los pacientes que andaban mal de la panza tenían esos síntomas, y los que tenían muchos de esos síntomas respondían muy bien a un tratamiento dirigido al intestino permeable. Incluso, algunos se curaban.

- T: ¿Entonces el descubrimiento de la patología del intestino permeable es nueva?
- FP: En Estados Unidos ya se está trabajando en la medicina funcional. Pero en Argentina creo que descubrí esta patología, y una cura que repercute en sanar otras enfermedades. El tema es que nuestra gastroenterología no llega a encontrarle la vuelta, no cree en lo que no tiene un argumento científico, lo que no está en los papers. Mi sueño es que la gente vaya a un especialista, indague sobre sus síntomas, nos mande al paciente, le hagamos el reseteo intestinal y, luego, regrese a su especialista. Para que se crea en el síndrome del intestino permeable debe llegar a la medicina. Y nosotros, que somos un equipo de 6 médicos, 13 coaches (nutricionistas) y científicos, estamos llevando casos y evidencias a la comunidad científica. Estuve dando charlas en todo el país y afuera. Además, mi libro “Resetea el intestino”, que está primero en las ventas de libros digitales, también está aportando mucho.

 

Imagen subida

El equipo de Pereyra atiende 4.000 casos por día con el método del programa MDB15.

 

El tratamiento

- T: ¿A qué cantidad de personas afecta el intestino permeable y cuántas son las enfermedades que pueden aliviarse o resolverse?
- FP: Afecta a un 30 por ciento de la población argentina, y las enfermedades vinculadas son 90. 

- T: ¿En qué consiste el método MDB15?
- FP: Básicamente en poner a descansar al intestino. Es un spa intestinal. Por 15 días se sacan el azúcar, los lácteos, el gluten, el mate, el café, el alcohol y la fructuosa.

- T: Pero es una dieta muy común en la gastroenterología…
- FP: No, porque yo sumé la dieta de la medicina funcional y la dieta fodmap, que es una dieta que sí usan mucho los gastroenterólogos. Pero con el método que creé, esa dieta se hace seguro. 

- T: ¿Por qué?
- FP: Porque nosotros hacemos un seguimiento, y porque en MDB15 existe una comunidad de pares, como los de alcohólicos anónimos. Eso es fundamental para que en esos 15 días la gente cumpla con la dieta con exactitud, no caiga, y se sienta acompañada entre pares.

- T: ¿Con esa dieta ya se resetea el intestino?
- FP: No, MDB15 consta de tres partes: La dieta, la gestión del estrés con meditación y ejercicio y, la tercera pata, son los suplementos que ayudan al cerebro y al intestino, como el Omega 3 y el magnesio. También incorporamos prebióticos y el vinagre de manzana, el remedio casero más popular de la historia de la humanidad que tiene efectos antidepresivos y mejora la microbiota. El programa tiene una parte que se llama reseterar, o reparar. Una vez que el cuerpo está sin síntomas, viene la parte de descubrir a qué se tiene intolerancia. Entonces, el programa sirve para curar. En la segunda etapa se suma un alimento por día y la gente se fija qué es lo que hace que regresen los síntomas. Luego se regresa a una vida normal, salvo que evitando o bajando el consumo en cuanto a cantidades de ciertos alimentos.

-T: ¿Quién sería usted en toda esta historia?
- FP: Yo siento que encontré una enfermedad y diseñé un tratamiento para curarla, que es válido, que es científico. Hasta ahora nadie tomó pacientes que tienen alguno de los síntomas que señalo y le pidió la permeabilidad intestinal.

- T: ¿Cuánta gente hizo el tratamiento?
- FP: Comenzamos en el 2019 con 50 personas y ahora tenemos 4.000 por mes. El promedio de cura es del 80 por ciento y hemos aliviado un promedio de 90 enfermedades.

- T: ¿Puede ser que esta enfermedad también esté vinculada con la fertilidad?
- FP: ¡Si, claro! Logramos que nazcan 11 bebés, porque este método beneficia la fertilidad. Hay mucha ciencia con respecto a la microbiota y la fertilidad.  Nosotros, al resetear el intestino, estamos reseteando la microbiota. Ahora estamos por lanzar el MBD 15 de fertilidad, y así con muchos otros temas.

- T: ¿Ese reseteo funciona siempre?
- FP: Sólo si hay síntomas del intestino permeable, y para eso hay que hacer el test que creamos.

- T: ¿De qué trata el test?
- FP: Es un autotest orientativo de probabilidades de respuesta al reseteo intestinal.

- T: ¿Cómo se puede acceder al método MDB15?
- FP: Lo más simple es entrar por nuestra página; ahí están todos los formatos a los que se puede acceder, los gratuitos y los pagos.

- T: ¿Qué se puede comer con la dieta MBD15?
- FP: Galletas de arroz, manteca de maní, mermelada light, frutos secos, carnes blancas, frutas y verduras, preparaciones con harinas sin gluten, arroz, polenta, trigo sarraceno, tofu, stevia.

- T: ¿Qué pasa si el paciente está tomando medicación?
- FP: Nosotros no la tocamos.

- T: ¿Por qué cada vez hay menos tolerancia a harinas y lácteos?
- FP: Primero, nuestra microbiota, o microbioma, está cada vez más pobre: nacen muchos bebés por cesárea, hay cada vez más antibióticos y menos lactancia materna. Los nenes comen, más que nunca, alimentos procesados con conservantes que van matando los “bichitos” del intestino, y se alimentan con menos productos de la tierra. Todo tiene más colorantes, todo es procesado. A ello se le suma el estrés, que es un gran generador de intestino permeable. Entonces, los nenes ya vienen con la microbioma pobre. Además, la gente se automedica, y está el comportamiento de la industria alimentaria: por ejemplo, el trigo que comemos tiene un 80 por ciento más de gluten que el que comían nuestros abuelos. También las vacas fueron manipuladas genéticamente y cada vez tienen más caseína? Como si fuera poco, se suma el glifosato. A todo se le agrega que estamos cada vez más cansados, estresados, usamos más pantallas, estamos menos conectados con nosotros mismos.

 

Causa y consecuencia

- T: ¿Cuáles son las causas del intestino permeable?
- FP: Se dan en personas sanas después de los 30 años, cuando la microbiota, se empobrece y el intestino se vuelve más permeable. Las causas son el estrés, la edad, la mala dieta que incluye al exceso de procesados y las intolerancias alimentarias. Hay personas que no son tolerantes a los lácteos, por ejemplo, y siguen comiéndolos. También la cirugía de vesícula, haber tenido hijos, la menopausia, haber tenido cirugías de vesícula, Covid, y haber recibido muchos analgésicos, antibióticos y, a veces, quimioterapia.

- T: ¿Cuánto mide el intestino y por qué algunas voces lo consideran el “segundo cerebro”?
- FP: Mide unos 9 metros. El esófago es para transporte. El estómago tiene la función de digerir la comida, de destruirla y transformarla en una sustancia que se llama quimo, y ahí ya pasa como líquido digerido. Entonces, el intestino delgado tiene la función de transporte, pero también de absorción, y una función muy importante: la del sistema inmunológico. Ahí hay una gran barrera en la que, si bien se absorben alimentos buenos, también protege para que no pasen las cosas malas. Entonces, es una gran porción de barrera intestinal, porque tiene pequeñas vellosidades que aumentan exponencialmente el diámetro, o la extensión de la superficie. Son millones de micropartículas de un tubo que hacen que se multiplique por tres. Las vellosidades le dan al intestino delgado una extensión de casi una cancha de tenis. Después, cuando ese líquido va al colon (el intestino grueso, o la tripa gorda), ya se absorbieron todos los nutrientes y pasa lo que sobra y se termina de extraer un poquito de agua. Ahí está la gran función de la microbiota. Allí hay trillones de microorganismos, virus y bacterias que funcionan como un órgano aparte: tenemos 1 kilo de bichitos que funcionan como un órgano que produce sustancias para nosotros. Hay vitamina k y ácidos grasos, que son grasas buenas y producen químicos del bienestar como serotonina y dopamina. Esos bichos tienen la función de ayudarnos a tener ciertas otras funciones en distintos lados del cuerpo. Los bichos del intestino son un órgano que necesitamos para vivir.

- T: ¿Cuántas células viven allí?
- FP: El 80 por ciento de las células. De los leucocitos, el 80 por ciento está en el intestino.

- T: ¿Y qué hay del colon irritable?
- FP: El colon irritable es como una bolsa de gatos. Porque se trata de un diagnóstico muy viejo que se da cuando no sabemos qué tiene el paciente. Hoy, cada vez más, sabemos que el colon irritable existe sólo en algún subtipo de personas que, cuando se ponen nerviosos o comen muy mal, les duele la panza. Pero la mayoría de las personas tienen otras cosas, como intolerancia al gluten, a la caseína del queso, a la lactosa, a la carne, a la histamina, a la fructosa, o puede haber problemas en el microbioma. Siempre se pensó que el colon irritable era una patología crónica y hoy se sabe que quienes tienen colon irritable son los menos.
 

COMPARTIR: