Martes 20 de Octubre de 2020

  • 18.9º
  • Lluvia

18.9°

El Tiempo En Catamarca

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

VIOLENCIA DE GENERO

18 de marzo de 2019

Incitación al suicidio y las falsas promesas

Un ex novio violento, las falsas promesas de los políticos, y la falta de trabajo llevaron a Maria José Arias Gilbert a una situación límite por la que quizás se vio obligada a tomar una salida, la peor de todas.

María José fue una estudiante brillante se recibió de licenciada en letras en 2010 con uno de los promedios más altos, fue becada por la real academia española para realizar investigación en Perú donde permaneció por 6 meses, quizás allí vivió los meses más felices y tranquilos de su vida adulta, tal como les confesó a algunas allegados.

Al regresar a Catamarca volvió a su infierno. A pesar de contar con un currilucum altamente calificado no pudo conseguir un trabajo estable. Por su militancia en el PJ y bajo las directivas de Isauro Molina, el albacea de los fondos del partido, Majo comenzó a realizar trabajos para el Partido Justicialista durante casi un año pero nunca logró cobrar sueldo alguno. Esa situación la desilusionó pero solo fue el comienzo de las falsas promesas recibidas.


 
Un llamado para trabajar en el Ministerio de Educación que conduce Daniel Gutierrez alimentó de nuevo sus esperanzas de una salida a su pobreza. Así, con sus ilusiones a cuestas, comenzó a prestar servicios durante 6 meses…nunca los cobró. Pocas semanas antes del fatal desenlace, Majo relataba que se había cansado de tramitar ese cobro y que solo recibió como respuesta un “no hay presupuesto” de un administrativo que “se hace el pícaro”.

Sin un peso en el bolsillo, con un niño a cuestas, Majo escribió un ms de whatsapp que estaba desesperada, que no tenía nada para poner en la heladera y que eso la obligaba a volver con Bruno, su ex novio, quien la ayudaba económicamente pero le hacía pagar con un alto precio de violencia y sometimientos.

Hace un par de meses, la joven profesional, recibió otra promesa de trabajo en el ENRE donde venia cumpliendo funciones y estaba a la espera de un contrato. No aguantó. Fue víctima de un estado indolente cuya justicia no actuó, de un estado burocrático que no tramitó, de un político mezquino de los aportes partidarios de 3 mil funcionarios y de un amor violento, perverso y egoísta. Falleció el 7 de Marzo en su departamento. Allí dejó su celular abierto, mudo testigo de su trágico derrotero.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »