Domingo 18 de Abril de 2021

INTERES GRAL

26 de abril de 2020

La Madre del Valle en las tierras del Venerable Fray Mamerto Esquiú

La Imagen peregrina continuó su recorrido para llevar alivio a sus hijos en este tiempo de pandemia.-
Devotos de todo el país se unieron a rezar el Rosario por la Patria y por la Vida.-
Mons. Urbanc :“Qué noble y ardua tarea tienen los esposos y padres cristianos”.-

El 25 de abril, segundo sábado de Pascua, en la Solemnidad de Nuestra Señora del Valle, que se celebró en todo el país, la Imagen peregrina continuó su recorrido para llevar alivio a sus hijos en este tiempo de pandemia.
Para celebrar y dar gracias a Dios por la aprobación del milagro obrado por intercesión de Fray Mamerto Esquiú, la Madre Morenita llegó a la tierra natal del ilustre fraile que avanza en su camino hacia los altares, pasando también por Valle Viejo, lugar donde fue venerada durante varias décadas luego del hallazgo en la Gruta de Choya. 
Como cada mañana, a las 11.00, partió desde el Santuario, en esta opprtunidad, llevada por el Pbro. Ángel Nieva y escoltada por miembros de la Policía de la Provincia y de la Municipalidad de la Capital. Al llegar al departamento Fray Mamerto Esquiú, se sumaron agentes de la Guardia Urbana departamental a la custodia de la Madre, para preservar la seguridad de todos los vecinos. 

Momentos de gran emoción y alegría se vivieron ante el paso de la Morenita del Valle, a quien las familias homenajearon y agradecieron por su amor maternal y protección constante en estos 400 años, con carteles, banderas, pañuelos y dibujos de los más pequeños. 
Toda la comunidad celebró la buena noticia llegada desde el Vaticano, que reaviva la esperanza de ver pronto a Fray Mamerto beatificado. En su casa natal la aguardaban los vecinos de Piedra Blanca emocionados, junto con el Pbro. Juan Olmos, Párroco de San José, y el Intendente de Fray Mamerto Esquiú, Dr. Guillermo Ferreyra. 
A su regreso, la caravana pasó por el departamento Valle Viejo, donde recibió el cariño de sus hijos que anhelaban fervientemente su visita. Recorrió la Av. Presidente Castillo, a la sombra de su gran arboleda, donde los fieles devotos esperaron el paso de Reina del Valle, con globos y serpentinas que arrojaban mientras avanzaba. 
Al llegar a la zona de Tres Puentes, continuó por la calle Padre Esquiú, en la ciudad de San Isidro. Las sirenas de los móviles policiales anunciaban su presencia, mientras los trabajadores de algunos comercios salieron a las veredas para recibir su bendición. 
Luego de la visita más extensa de la Madre en estas festividades, regresó por Sumalao, ingresando a la ciudad capital por Av. Acosta Villafañe. En el trayecto visitó el barrio 9 de Julio y parte de la jurisdicción de la parroquia de Jesús Niño, para luego ingresar al casco céntrico en horas de la siesta. 
Es importante destacar el trabajo de gran cantidad de agentes de seguridad, quienes acompañaron durante estos días a la Virgen del Valle, para que pueda llevarse a cabo esta actividad especial dentro de las festividades marianas.

Mons. Urbanc en el homenaje de las familias

En el último día del Septenario en honor de la Virgen del Valle, rindieron su homenaje las familias, quienes desde sus hogares a través de los medios de comunicación, youtube y las redes sociales, vivieron esta jornada de júbilo en torno a la Madre Morenita. La Eucaristía fue presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, y concelebrada por el Vicario General de la Diócesis, Pbro. Julio Quiroga del Pino; y los Pbros. Eduardo López Márquez, Delegado de la Pastoral Familiar; Marcelo Amaya, Asesor Diocesano del Movimiento Familiar Cristiano; Oscar Tapia, Delegado Episcopal de la Animación Bíblica de la Pastoral; Juan Orquera, Capellán de la Catedral Basílica y Santuario Mariano; Javier Grosso y Javier Lencina, Párroco y Vicario Parroquial de San Jorge. Después de dar la bienvenida a las familias y a la Pastoral Familiar, alumbrantes de esta misa, y de recordar que en este día se celebra a la Madre de Dios en su advocación del Valle, Mons. Urbanč señaló en su homilía: “Hemos querido que se medite en esta jornada el tema que tenía que ser desarrollado en el suspendido IV Congreso Mariano Nacional: ‘María, Madre del Pueblo, Esperanza Nuestra’, que, por cierto nos seguirá orientando a lo largo de este Año Mariano Nacional y, sin lugar a dudas, a lo largo de una década hasta el 2030, para celebrar los 400 años de la llegada y permanencia de la Virgen Inmaculada a la vera del río Luján”. Siguiendo con el tema propuesto para la jornada, habló de los roles de la Santísima Virgen como esposa y madre. Lamentó entonces el subjetivismo, individualismo y relativismo egoísta, que degrada esos roles en una“pandemia que está minando la ecología humana, desnaturalizando y empobreciendo las relaciones entre varón y mujer, quienes van quedando reducidos a meros entes necesitados de satisfacer pulsiones y directivas del orden mundial consumista”, analizó en relación a la realidad actual. Después agregó: “¡Qué noble y ardua tarea tienen nuestros esposos y padres cristianos para diagnosticar los problemas con sus múltiples y complejas causales, a fin de prestar un servicio de calidad a sus pares que andan erráticos por la vida, privándose de vivirla con profundo gozo y verdadera libertad, que les haga gustar la felicidad auténtica que sólo vienen de Dios, a vivir el amor humano en esta inseparable y plenificante dimensión de esposos-padres!”. Como en las noches anteriores, finalizó su homilía elevando una plegaria. “Querida Madre y Reina del Valle de Catamarca, hoy es tu día, que lo estamos festejando todos tus hijos a lo ancho y largo de nuestra patria. Gracias por haber forjado entre tantos hijos la figura del querido fray Mamerto Esquiú, que seguro lo tienes muy cerca allí en el cielo y con el que estarás conversando de todo lo que acontece aquí en la tierra. Te pido, encarecidamente, que ‘arranques’ del corazón de Dios las innumerables gracias que necesitan tantos hermanos afligidos por causa de la pandemia, pero, en especial, para los que no ven aún la belleza del amor conyugal, vivido a la luz del sacramento del matrimonio. Concede tener tus mismas convicciones a tantos y tantas que deambulan por la vida sin sentido.Gracias Madre porque siempre nos escuchas sin dejar de mirarnos con ternura de Madre y paciencia divina. Gracias por estar siempre con nosotros” y cerró implorando: “Virgen del Valle, Madre de la Familias, ¡ruega por nosotros!”. En el último acto litúrgico de este día especial, se rezó la Oración del Año Mariano Nacional y se cantó a la Reina y Señora de este Valle. Como cada noche, se compartieron videos de los alumbrantes, en este caso, el Movimiento Familiar Cristiano (MFC) y de la Orden Franciscana Seglar Argentina. A continuación se realizó el Rosario por la Patria y la Vida. Devotos de María Santísima del Valle de todos los rincones de nuestra Argentina se unieron poco después de las 21.00 de este sábado 25 de abril, para desgranar los misterios Gozosos del Santo Rosario rogando por la Patria y por la Vida. Se sumaron a este ejercicio espiritual argentinos que se encuentran fuera del país. En las redes sociales del Santuario, del Obispado y otros espacios de fe, quienes siguieron esta devoción popular que sintetiza el Evangelio a través de todos sus misterios: Gozosos, Dolorosos, de la Luz y Gloriosos, fueron dejando sus intenciones, su gratitud, su alabanza, sus expresiones de amor a la Virgen.
El Rosario por la Patria y por la Vida estaba previsto como parte de los actos del IV Congreso Mariano Nacional, que se iba a realizar en Catamarca, con la participación de delegaciones de todas las diócesis del país, desde el jueves pasado y hasta este domingo 26, en el marco del Jubileo en honor de Nuestra Madre del Valle, por los 400 años del hallazgo de la Sagrada Imagen en la Gruta de Choya. Pero se suspendió por disposiciones sanitarias establecidas por las autoridades civiles.
Por esa razón y dadas las circunstancias actuales, de aislamiento social para evitar la propagación de la pandemia del coronavirus, en vez de llevar a cabo el rezo del Rosario como estaba previsto, se lo hizo a través de internet.
La transmisión audiovisual fue mostrando imágenes concordantes con lo que se meditaba y de las provincias que iban siendo invocadas. Radio María Argentina asumió la transmisión por aire, que llega a todo el país.
La señal audiovisual se transmitió por el canal de la provincia, youtube y las redes sociales de la Catedral Basílica y Santuario Mariano y el Obispado de Catamarca.
Los guías comenzaron el rezo del Rosario por la Patria y por la Vida saludando desde la Catedral Basílica del Santísimo Sacramento y Santuario de Nuestra Señora del Valle, en la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca.
“Queridos hermanos de Argentina, hoy como Pueblo de Dios, hijos de un mismo Padre, hermanos entre nosotros, nos unimos en este Año Jubilar Mariano desde esta bendita tierra de María del Valle, cuna donde nacimos a la fe, la esperanza y la caridad, para  elevar nuestra  oración del Santo Rosario a Jesucristo, el Señor de la Historia, en compañía de la Virgen Santa, y poner en sus manos a nuestra Patria y al mundo entero, que atraviesa días en los que necesitamos paz y esperanza  por la pandemia del coronavirus y tantas otras crisis que vivimos”, expresó Liliana Pedraza, quien guiaba esta oración desde un atril ubicado junto al trono de la Virgen.
A continuación, se vio un video de un coplero de Antofagasta de la Sierra (Prelatura de Cafayate) invocando la protección de la Virgen del Valle, a quien le envió con su canto augurios de feliz cumpleaños a la Madre querida.
“Ponemos nuestra confianza en nuestra Madre la Virgen María, Celestial Protectora de nuestra Patria. Ella, intercede por nosotros. El Cura Brochero, Ceferino Namuncurá, Hermana Crescencia Pérez, Mama Antula, Laura Vicuña, Madre Catalina de María, Fray Mamerto Esquiú y junto a los demás Santos, Beatos, Venerables, Siervos y Siervas de Dios, han sido “Constructores de una Patria para todos”, poniendo el corazón en Dios y con las manos agarradas al Rosario”, expresó Eduardo Ontivero, esposo de Liliana, quien también estaba junto a la Sagrada Imagen de Nuestra Madre.
Antes de iniciar la oración, los guías invitaron a “buscar un lugar de la casa para armar el Altar Familiar colocando una imagen de la Virgen y de los Santos que veneran en la casa, adornado con una planta o flores. También un cirio o una vela que sean la imagen de la Luz de Cristo en este tiempo Pascual, y un Rosario en el centro, para que sea también la oración familiar en este tiempo en el que celebramos también los 400 años del hallazgo de la Sagrada Imagen de la Virgen del Valle en tierra catamarqueña”.
Y señalaron que en circunstancias tan especiales como las que estamos viviendo, el rezo del Santo Rosario debía ser hecho humildemente por la fidelidad de Argentina a su vocación cristiana; por abundantes y fieles vocaciones sacerdotales y religiosas y por la institución natural de la familia, “de modo que podamos ganar las Indulgencias Plenarias concedidas en este Año Jubilar”.
Así, se inició el Santo Rosario por la Patria y por la Vida, con voces de todas las Regiones Pastorales de Argentina.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!