Sábado 15 de Junio de 2024

CAMPO

27 de febrero de 2020

Con 3 puntos más de retenciones a la soja, el trigo y el maíz, los productores dejarían de percibir USD 714 millones

El reciente anuncio de cierre temporal del registro de exportación para los productos agrícolas, preanuncia lo que muchos ya daban por descontado días atrás: que el Gobierno hará uso de la opción que tiene de subir las retenciones, vía decreto.

 

Pérdida de ingreso a la producción Pérdida de ingreso a la producción  

Así, para el caso de la soja, las mismas quedarían en 33%, mientras que para el maíz y trigo se ajustarían al 15%. Todavía el Gobierno no hizo el anuncio oficial, pero se asume que lo podría hacer mañana mismo, en la reunión a la que convocó el Ministro de Agricultura Luis Basterra a la Mesa de Enlace, representativa de las entidades del campo.

Sea como sea, los números ya están sobre la mesa. Tal como describe un trabajo realizado por el ex Secretario de Agregado de Valor de Mauricio Macri, Néstor Roulet, si el aumento de las retenciones se realizara sólo para el complejo sojero, el Estado recaudaría USD 513 millones extras y el sector dejaría de percibir (por las retenciones y subsidios al mercado interno) unos USD 563 millones.

Pero en el caso de que el incremento de la alícuota se aplique a los tres cultivos principales (trigo, maíz y soja), descontado las compras hechas por los exportadores, el Estado recaudaría USD 582 millones extra, y la producción dejaría de percibir entre retenciones y subsidio al mercado interno unos USD 714 millones.

Específicamente, en el caso del maíz, se afirma que descontadas 19 millones de toneladas ya compradas por los exportadores (con igual inscripción de Declaraciones Juradas), los menores ingresos de la producción por aporte al Estado y subsidio al mercado interno sería de USD 109 millones. Mientras que en el trigo, la pérdida de ingresos para la producción sería de USD 42,4 millones.

Costos para el productor Costos para el productor

El informe también evidencia lo que significará para los productores esta transferencia de ingresos al Estado. Para el caso de un productor en particular, el precio que debería recibir por la soja sin retenciones sería de USD 322,20 por tonelada. Con la alícuota actual, recibe unos USD 221 por tonelada, mientras que con el probable aumento recibirá unos USD 211 por tonelada. “Es decir que el productor con este nuevo aumento resignaría alrededor de 10 USD/tn”, se afirma.

En total, para la campaña 2019/20, por las retenciones la producción de soja tendría una pérdida de ingresos totales de USD 6.080 millones. Esto se desprende de multiplicar los valores de la soja (FAS teórico) sin retenciones, y tomando la probable alícuota del 33%, por una producción de 55 millones de toneladas. El cálculo sin retenciones prevé ingresos por USD 17.721 millones, que se reducen a USD 11.640 millones con el impuesto.

COMPARTIR: