Miércoles 1 de Diciembre de 2021

¿LO SABIAS?

19 de diciembre de 2019

Suecia: el país donde los parlamentarios no tienen asesores propios y se pagan el café de su bolsillo

El día a día de los diputados suecos del nuevo Parlamento, elegido en septiembre, estará impregnado de la austeridad habitual en ese país: despachos de siete metros cuadrados, apartamentos pequeños para funcionarios y límites estrictos a la hora de usar el dinero de los contribuyentes en el ejercicio de la actividad parlamentaria.

Los diputados suecos no disfrutan de beneficios adicionales como los que tienen los parlamentarios de otros países, como presupuesto para fletar aviones, ayuda para el alquiler, dietas, contratación de asesores particulares, ayuda para gastos médicos, guardería pagada para los hijos y fondos para la divulgación del mandato, entre otras cosas.

Además, en Suecia la inmunidad parlamentaria es un concepto que no existe.

"Somos ciudadanos comunes", cuenta a BBC News Brasil el diputado Per-Arne Håkansson, del Partido Socialdemócrata, en su despacho del Parlamento sueco.


"No tiene sentido conceder privilegios especiales a los parlamentarios, porque nuestra tarea es representar a los ciudadanos y conocer la realidad en la que viven. Representar a los ciudadanos es un privilegio en sí, ya que tenemos la oportunidad de influir en el rumbo del país", añade Håkansson.

A cada inicio de mandato, los 349 representantes parlamenterios suecos reciben, igual que el presidente del Parlamento, una tarjeta anual para utilizar el transporte público.   Adicionalmente, el presidente y los vicepresidentes del presidio tienen su disposición una flotilla común que sólo tiene tres automóviles Volvo para su transporte, exclusivamente para actos oficiales.   En Suecia, el único político que tiene derecho a un auto de forma permanente es el primer ministro. Además, ese auto pertenece a la Säpo, la policía secreta sueca.   También reciben un amplio código de ética que va acompañado de información sobre el restringido uso de los recursos públicos y las normas de conducta para la actividad parlamentaria.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!