MUSICA

3 de abril de 2016

Los Guns N' Roses volvieron luego de dos décadas con un show sorpresa

La banda de rock volvió a reunirse finalmente con un primer concierto en el club Troubadour, uno de los lugares donde dieron sus primeros pasos hacia el éxito, al que no faltaron 250 de sus fans más fieles.

La banda de rock Guns N’ Roses volvió a reunirse finalmente con un primer concierto en el club Troubadour, uno de los lugares donde dieron sus primeros pasos hacia el éxito, al que no faltaron 250 de sus fans más fieles. Frente a unos 500 afortunados espectadores, el vocalista Axl Rose, el guitarrista Slash y el bajista Duff McKagan, tocaron juntos por primera vez en público tras más de dos décadas. La última presentación de la banda en Argentina fue en 1993.

   Nick Hart voló desde Boston para hacer cola a la una de la madrugada frente a una tienda vacía de Hollywood. El motivo de su viaje de 5.000 kilómetros está tatuado en sus bíceps: el cantante Axl Rose y el guitarrista Slash, los dos pilares de Guns N’Roses largamente distanciados.

   Hart era uno de los miles de fans, muchos de ellos tatuados y vestidos de negro, que hicieron fila delante de la antigua tienda de discos Tower Records en Sunset Boulevard. El motivo: el sorpresivo anuncio de un show de Guns N’ Roses en la noche del viernes en el Troubador.

   El publicista Kim Estlund, quien también se encargó del anuncio del reencuentro oficial de la banda el 8 y 9 de abril en Las Vegas, publicó en la mañana del viernes: “¡Ya hay fecha para el evento musical más anticipado del milenio! Guns N’ Roses tocará en su primer concierto en vivo de 2016 en el terreno sagrado donde empezaron, The Troubadour, ESTA NOCHE, viernes 1 de abril”.

   Incluso en su momento de mayor popularidad entre finales de los 80 y principios de los 90, la banda siempre fue una volátil combinación de personalidades, complicada a su vez por el abuso de drogas y tristemente célebre por sus espectáculos que empezaban horas más tarde o eran cancelados sin previo aviso.

   La web oficial de Guns N’ Roses no lo dejaba del todo claro: “¿Una broma del 1 de abril?”, se leía. En los países anglosajones el 1 de abril es el equivalente al Día de los Inocentes en Hispanoamérica. Luego redireccionaba a los visitantes a la página principal, en la que había una sección en la que se anunciaba que las entradas se vendían en la vieja tienda de Tower Records y a un precio nostálgico de 10 dólares.

   Un folleto pasado de moda prometía una actuación “en algún momento después de las 23 (...) de los chicos que les traerán el tour más caótico de 2016”.

   Hart estaba seguro de que no era una broma ni un engaño. “Hablamos con las personas correctas y sabíamos que era así”, señala.

   Poco después, las cuentas de Twitter certificadas de Slash —el guitarrista original de la banda— y del bajista Duff McKagan colgaron anuncios del concierto, y la cuenta oficial del grupo en la red social publicó una foto de su batería ya preparada en el escenario del Troubadour, uno de los clubes en los que tocaban hasta que su disco “Appetite for Destruction” los hiciera unos de los artistas más famosos del mundo en 1987.

  

 Algunos de los fans más fieles hicieron cola durante horas a las puertas de la antigua tienda hoy propiedad de Gibson Guitars. Mike Torres, de 34 años, relató que había “seguido las pistas” del reeencuentro del grupo tras dos décadas y que estaba haciendo fila desde las 20 del jueves.

   Otro fan, Al Davidson, aseguraba que el evento era “demasiado elaborado” para ser un engaño.

   La tienda, que ahora está cerrada y en la que en su día trabajó Slash, fue acondicionada durante la noche y cubierta con el logo de la banda. Hasta las barreras policiales llevaban los logos de Guns N’ Roses.

   Entonces se anunció que las primeras 250 personas que estuvieran en la cola podrían comprar por 10 dólares una entrada para el show, como parte de los esfuerzos de la banda por mantener “precios retro”.

   Según el mail de Estlund, el local fue “transformado en una experiencia GNR completamente interactiva con una exposición de objetos” con elementos “históricos como ropa clásica de los miembros, obras de arte originales, premios y más”.

   A los conciertos de la semana que viene en Las Vegas le seguirán otros dos el 16 y 23 de abril en el Festival de Coachella en Indio, California.

   El mes pasado el grupo anunció una gira este verano de 2016 en 21 ciudades de Estados Unidos. El tour reunirá sobre el escenario a Axl Rose, a Slash y a McKagan por primera vez en 23 años.

   La banda se estrenó este viernes, en homenaje a sus comienzos en Troubadour y desafiando el nombre que ella misma le dio a este acontecimiento que muchos pensaban que no tendría lugar jamás: “Not in This Lifetime Tour” (No en esta vida).

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »