Viernes 1 de Marzo de 2024

FIESTAS MARIANAS

16 de abril de 2023

Nuestra Morena con Vestido y Manto Nuevo

El manto y vestido fueron confeccionados por Gloria Eladia del Valle Cano, Gabriela de los Ángeles y Lucía Soledad Aranda, servidoras de María.
El viernes 14 de abril, se llevó a cabo el tradicional cambio de manto de la imagen de la Virgen del Valle

La sencilla ceremonia tuvo lugar en el Camarín y fue presidida por el padre Ramón Carabajal, capellán de la Catedral Basílica y Santuario mariano, con la participación del Coro de la Catedral, que solemnizó este momento especial matizados cantos y oraciones. 

En la prenda está representada la Gruta de Choya, “el lugar donde Nuestra Madre manifiesta su amor maternal desde hace más de 400 años. Ella busca a cada uno de sus hijos para cobijarlos y formarlos. En este tiempo de Iglesia Sinodal nos invita: ‘Acercándonos al Señor, la piedra viva rechazada por los hombres, pero elegida por Dios, también ustedes son piedras vivas, entran en la construcción del templo del Espíritu formando un sacerdocio sagrado, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por Jesucristo (1 Pe.2, 4-5)”, indica la descripción.  

 

La Corona forma parte del diseño, ya que este 12 de abril se cumplieron 132 años de la Coronación Pontificia de la sagrada imagen de la Madre y Reina de los catamarqueños. 
También se observa la inscripción con la palabra en latín Adsum, que significa “¡Aquí estoy!”. “Las flores sobre el ‘Adsum’ representan las niñas originarias que llevaban  flores y los niños de hoy, que están unidos a Jesús y María, con su amor, alegría y dolores de cada día”, refiere.
“En ambos laterales lleva espigas y uvas, que hacen referencia a la Eucaristía que contiene todo el bien espiritual de la Iglesia. Cristo nuestra Pascua y Pan de Vida. ‘El que come mi Carne y bebe mi Sangre tiene vida eterna’, Jn. 6,54. ‘Yo soy la Vid verdadera y mi Padre el viñador, permanezcan unidos a mí, como yo lo estoy a ustedes’. Ningún sarmiento puede producir frutos por sí mismo, sin estar unido a la vid. Unidos a Jesús daremos fruto en abundancia. Seamos el vino nuevo de la Alianza Nueva y Eterna”, sigue el detalle.
Las estrellas representan a “la Santísima Trinidad que ha querido en María Santísima unir el Cielo y la Tierra.  Además, las 4 estrellas nos dicen que desde los 4 puntos cardinales llegan hijos y peregrinos a honrar a Nuestra Madre”.
La flor de lis simboliza la pureza, se remonta al latín lilium, lirio, y está presente en el escudo de Nuestra Madre del Valle.
El manto fue confeccionado en raso adquirido en España, con figuras bordadas en hilo de oro, galones, strass, y se colocaron joyas de oro y piedras semipreciosas donadas por hijos y devotos de la Virgen.

 

El vestido
En el vestido, el diseño central es “Jesús Crucificado que nos da a María como Madre, Ella está asociada a la obra de la Redención, es corredentora. María dio su consentimiento libre: ‘He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu Palabra’ (Lc 1,38)”.
“María al pie de la Cruz recibe el encargo de su Hijo: ‘Mujer he aquí a tu Hijo, Hijo he aquí a tu Madre. Y desde ese momento el discípulo la recibió en su casa’ (Jn, 19.25-28). Ha llegado la hora de Jesús, el Siervo sufriente y su Madre acompañada del discípulo amado. En Juan podemos ver a los verdaderos creyentes, y en la Madre a la Iglesia, que nace del costado abierto de Cristo en la Cruz. En cada uno de nuestros corazones y familias, María quiere vivir. Todos estamos llamados a ser discípulos y apóstoles para anunciar a Cristo entre nosotros y vivir el amor maternal de María”.
“Muestra a la Madre de Jesús que lo acompaña en la muerte. Está con Él en la Cruz en representación de la creación entera. María con el cáliz en sus manos recibe la Sangre de su Hijo derramada por nuestra salvación. Ella es madre y modelo de las mujeres”.
El vestido está realizado con raso natural género de industria nacional y el diseño de la Cruz de la unidad está bordado a mano. 

 

“Damos gracias a Dios y a María Santísima por ser luz, guía y amparo y poder servirla con amor”. 
 

El manto y vestido fueron confeccionados por Gloria Eladia del Valle Cano, Gabriela de los Ángeles y Lucía Soledad Aranda, servidoras de María.
Luego de la ceremonia, la Sagrada Imagen fue trasladada hasta el Monasterio de las Monjas Dominica

Aporte de Prensa Iglesia Catamarca.

COMPARTIR: