Martes 16 de Abril de 2024

SOCIEDAD

12 de abril de 2023

"Sentí una cercanía hermosa", dijo la joven argentina que le dio un pañuelo verde al Papa

La catequista santiagueña que partició del documental donde Francisco habla con 10 jóvenes sobre temas actuales brindó a Télam la primera entrevista luego del estreno mundial del documental Amén, Francisco responde.

Por Silvina Molina El documental "Amén, Francisco responde" fue estrenado en Semana Santa. / Foto: prensa
Milagros Acosta, la única argentina que participa del documental donde el Papa habla con 10 jóvenes sobre temas actuales, cuenta por primera vez detalles del encuentro con Francisco, lo que no se ve en cámara y sus sensaciones, un relato de una feminista católica que le entregó un pañuelo verde, símbolo del derecho al aborto, al jefe del catolicismo, en un encuentro donde el respeto y la emoción fueron protagonistas.

"Vivo en un barrio popular y he visto titulares en los medios que dicen: La joven santiagueña del 8 de Abril que viajó a Roma a entrevistar al Papa. Es lo más surrealista que he vivido", dice riendo a Télam, en la primera entrevista que brinda Milagros, luego del estreno mundial, en Semana Santa, del documental Amén, Francisco responde.

Se conmueve enseguida cuando cuenta que el viaje a Roma lo hizo con su mamá: "Ella siempre ha sido empleada doméstica, ahora cuida a una persona con discapacidad. ¡Cómo me iba a imaginar que podíamos vivir esto juntas!".

Ese vaivén de sentimientos vive por estas horas la joven de 23 años, nacida en la localidad de Los Juries, que reside en la capital de Santiago, es profesora de Nivel Inicial, trabaja en un comercio, es catequista, feminista e integra Enredades, el espacio para jóvenes de la organización 
Católicas por el Derecho a Decidir (CDD).

No está acostumbrada a la fama, para nada, está procesando lo que está viviendo.

 

Imagen subida

Milagros Acosta, la única argentina que participó de "Amén, Francisco responde". / Foto: prensa


"La charla con el Papa se grabó en junio del año pasado, se estrenó ahora. Me cuesta verme. Yo no podía contar sobre el documental, y ahora caigo en la cuenta. Nadie está preparado para una experiencia de este tipo. Y nos pasa a todas y todos los que participamos", comparte.

-¿Cómo fue el proceso que concluyó con tu participación en Amen...?
-Se contactaron a través de Católicas. No sabíamos bien para qué era. Al principio me decían que era un encuentro entre jóvenes y que de Argentina éramos 16 postulantes. Cada semana, durante dos meses tenía entrevistas virtuales con gente de la producción, y cada vez me daban más información.

-¿Y cómo fue el momento en que supiste que entrevistarían al Papa?
-Me he alegrado, emocionado; la figura del Papa va por el mismo lado de lo que yo creo de la inclusión, de las problemáticas sociales actuales como la esclavitud moderna, por ejemplo. Reconozco que no iba a ser mi aliado en el tema del feminismo. Me sentí muy segura, sé que es un Papa que escucha, de cercanía, del camino de la Iglesia abierta para todos, y con esa confianza y libertad dije que sí.

Amen, Francisco responde dura 80 minutos, pero el encuentro con las y los jóvenes fue de casi 5 horas, comparte Milagros.

"Nos convidó caramelos, era como un abuelo, has visto, que quería calmar a sus nietos", dice risueña, y relata otros entre telones del encuentro: "Hablamos de muchas cosa, de migración, de derechos reproductivos y no reproductivos, de bullying, de abuso eclesiástico; hablamos sobre su familia, nos contó que extraña el asado", dice.

 
"Hablamos de muchas cosa, de migración, de derechos reproductivos y no reproductivos, de bullying, de abuso eclesiástico; hablamos sobre su familia, nos contó que extraña el asado"
 

El documental coproducido por los españoles Jordi Évole y Màrius Sánchez se filmó en una fábrica romana restaurada por jóvenes.


"Él vino a nosotros. Ha sido muy bonito y ha hecho que quede lindo el documental, él venía hacia nosotros hasta donde nosotros estábamos. Entró muy canchero. ¡Es tan argentino! Yo he sentido una cercanía hermosa. No entró como una figura, era uno más", valora la joven.

-¿Cómo fue el clima de ese encuentro, más allá de los que vemos en el documental?
-Un clima de alegría, de tristeza, de emoción, hubo tensión. Es un gran valor de la productora que eligió los distintos perfiles, y nadie se enojó en ningún momento de la charla.

-Le entregaste al Papa un pañuelo verde, símbolo del derecho al aborto, identificado a nivel mundial como Marea Verde. ¿Lo tenías decidido o fue espontáneo?
-Tenia guardado el pañuelo en mi bolsillo y tenía pensado que se lo iba a dar dependiendo del clima que hubiera, y con mucho respeto y amor lo he hecho. Fue el momento más difícil para mí. Representa lo que ha significado para mi el proceso de cargar el pañuelo, mi proceso de reconocerme como feminista y, a la vez, estaba representando a las y los compañeros de Enredades, y a la Marea Verde. El pañuelo que le di tiene el número de la ley de aborto, el símbolo de Abuelas de Plaza de Mayo y la bandera del Orgullo. Ha sido una emoción personal y colectiva.

-Se ve a Francisco recibiéndolo con respeto
-Mientras me acercaba a él, le fui describiendo lo que tenía y significaba el pañuelo. Lo recibió con respeto, compartimos la emoción, la mía y la de él. Así ha reformulado su mensaje de acompañar a las mujeres.

Milagros se refiere a la reflexión del Papa luego de recibir el pañuelo, ya que a pesar de reafirmar la postura contraria al aborto, Francisco dice: "Vos acentuaste mucho la comprensión de la mujer que aborta. En ese aspecto a los curas siempre les digo que cuando se acerca una persona en esa situación, con cargo de conciencia porque es dura la huella que deja un aborto en la mujer, que por favor no pregunten mucho y sean misericordiosos".

La joven es católica y feminista. Es la única persona de su familia que practica la religión, que se involucra con su comunidad siendo catequista.

"La iglesia fue un espacio que me ha fortalecido, me ayudó a salir de muchas situaciones. En algún momento analicé si seguía en la institución iglesia, y entendí que podía llevar mi fe con el feminismo y con la lucha por la dignidad de todas las personas y no perder mi fe en Dios".

Y el feminismo es para ella "un proceso que sigue, porque el haber encontrado el feminismo es entender de qué lado quiero estar buscando el bien social, me sentí identificada con el respeto, la tolerancia, la inclusión, el verdadero amor. Creo que Jesús estaría más de este lado".

En 2020 conoció a 
Católicas por el Derecho a Decidir, "un espacio que me ha fortalecido y ha potenciado mi fe. No me siento sola, no soy la única que piensa que en la institución iglesia puede haber un cambio, he encontrado mi lugar, ellas son las que me han hecho ver que mi voz vale, que mi vivencia, experiencia, vale. Siempre se lo voy a reconocer".

A Francisco también le pidió un favor personal: "Por favor, le dije, traje el rosario de mi abuela, y si vuelvo sin el rosario bendecido por usted, mi abuela no me deja volver a Argentina". Y lo logró, claro.

Su abuela y su abuelo "están orgullosos y emocionados porque los vecinos le hablan de mi", dice Milagros.

Las y los 10 jóvenes que participaron de Amén, Francisco responde. siguen en contacto, y comparten el sube y baja de emociones que trajo a sus vidas el estreno mundial del documental.

Milagros, además, se emociona al resaltar "la cantidad de mensajes hermosos que estoy recibiendo de las compañeras. Me dicen que las ha ayudado mucho lo que vieron en el documental".

Habla pausado, al otro lado del teléfono se percibe su paz: "Me siento bendecida", reafirma.
 

COMPARTIR: