Sábado 15 de Junio de 2024

SOCIEDAD

7 de abril de 2023

Papa Francisco"no ensucien a la Iglesia con polarizaciones"

El Papa dijo que la desunión "le hace el juego al enemigo, que no sale a la luz y ama los rumores". También sostuvo que "si el sacerdocio resbala hacia el clericalismo, el sacerdote se olvida de ser un pastor de pueblo, para ser un clérigo de Estado".

Las palabras del pontífice se dan en un contexto de tensiones entre los sectores conservadores. Foto AFP.
El papa Francisco pidió este jueves a sacerdotes y miembros del clero de todo el mundo que no "ensucien" a la Iglesia "con desunión y polarizaciones", y los animó a crear "armonía", al celebrar en la Basílica de San Pedro la denominada Misa Crismal de la época de Pascua.

"Hermanos, crear armonía entre nosotros no es sólo un método adecuado para que la coordinación eclesial funcione mejor, no es una cuestión de estrategia o cortesía, sino una exigencia interna de la vida en el Espíritu", planteó el pontífice durante la homilía que pronunció este jueves.

"Se peca contra el Espíritu, que es comunión, cuando nos convertimos, aunque sea por ligereza, en instrumentos de división; y le hacemos el juego al enemigo, que no sale a la luz y ama los rumores y las insinuaciones, que fomenta los partidos y las cordadas, alimenta la nostalgia del pasado, la desconfianza, el pesimismo, el miedo", profundizó luego el Papa.

Francisco, de 86 años y recuperado hace menos de una semana de una bronquitis que lo tuvo tres días internado en un hospital de Roma, celebró así la primera ceremonia de una seguidilla de cuatro días de actividades por la Pascua en la que será el actor central y que incluyen, entre otras, al Via Crucis de este viernes en el Coliseo romano y la bendición Urbi et Orbi del domingo desde la Basílica de San Pedro.

 
"Hermanos, crear armonía entre nosotros no es sólo un método adecuado para que la coordinación eclesial funcione mejor, no es una cuestión de estrategia o cortesía, sino una exigencia interna de la vida en el Espíritu"Papa Francisco

"Tengamos cuidado, por favor, de no ensuciar la unión del Espíritu y el manto de la Madre Iglesia con la desunión, con las polarizaciones, con cualquier falta de caridad y de comunión", animó el Papa a los sacerdotes, a los que advirtió también por el carrerismo dentro de la institución.

Las palabras del pontífice se dan en un contexto de tensiones entre los sectores conservadores que se oponen a sus reformas de transparencia y apertura, con epicentro en países del centro europeo y en Estados Unidos, y los miembros del clero que apoyan sus políticas.

Frente a religiosos de todo el mundo, incluidos cardenales con altos cargos en la Curia, el Papa puso también la mira en el momento "en que el sacerdocio lentamente resbala hacia el clericalismo, y el sacerdote se olvida de ser un pastor de pueblo, para ser un clérigo de Estado".

 
"Recordemos que el Espíritu, el nosotros de Dios, prefiere la forma comunitaria: la disponibilidad respecto a las propias necesidades, la obediencia respecto a los propios gustos, la humildad respecto a las propias pretensiones"Papa Francisco

Este jueves, el Papa celebrará a las 15.50 de Roma (10.50 de la Argentina) la denominada misa de la cena del Señor, en una cárcel de las afueras de la capital italiana durante la que hará el tradicional rito del lavado de pies a 12 personas.

"Recordemos que el Espíritu, el nosotros de Dios, prefiere la forma comunitaria: la disponibilidad respecto a las propias necesidades, la obediencia respecto a los propios gustos, la humildad respecto a las propias pretensiones", continuó durante la celebración.

En ese marco, el Papa llamó al clero a preguntarse: "¿Mi realización depende de lo bueno que soy, del cargo que obtengo, de los cumplidos que recibo, de la carrera que hago, de los superiores o colaboradores que tengo, de las comodidades que puedo garantizarme, o de la unción que perfuma mi vida?".

Francisco se refirió además a las personas que se alejan de la Iglesia y pidió a los sacerdotes que tengan en consideración esta situación.

"¡Cuánta gente no se acerca o se aleja porque en la Iglesia no se siente acogida y amada, sino mirada con recelo y juzgada! En nombre de Dios, ¡acojamos y perdonemos siempre!", finalizó su homilía, a la que describió como un "pensamiento de corazón".
 

COMPARTIR: