Martes 11 de Mayo de 2021

MUNDO ANIMAL

27 de septiembre de 2019

La orangutana Sandra, sera puesta en libertad en un Santuario en Dallas

El camión que la transportó recorrió la 9 de Julio y las autopistas 25 de Mayo y Riccheri hasta Ezeiza. Este viernes llegará a Dallas e irá por tierra a Kansas.

El camión Mercedes Benz largo y blanco pasa por el Teatro Colón. Sigue hasta el Obelisco. Avanza a la par del Metrobus de 9 de Julio. Las motos de los mensajeros lo cruzan por los costados. Al fondo, el único edificio que se ve es el del Ministerio de Desarrollo Social con el mural enorme de Evita. En ese paisaje tan de todas las días, tan de todas las horas, tan de todos los minutos, el camión parece uno más. Va lento por la carga pesada que lleva. Puede ser de televisores, de zapatillas, toneladas de tela para negocios de Once o granos y semillas que van al campo, pero no. Adentro está Sandra, la única y primera orangutana declarada “persona no humana”.   Viaja dentro de una caja metálica, con agujeros de ventilación y una ventana muy chica. La mayor parte del trayecto está sola. El destino final es Dallas, Estados Unidos, pero el destino inmediato es el aeropuerto internacional de Ezeiza. Ya van 18 minutos desde la salida del Ecoparque, cuando Sandra abandonó por fin el exzoo porteño, después de 24 años de encierro. Todo marcha según lo cronometrado, pero en un punto del camino, poco después del peaje Dellepiane, el camión para. Atrás viene un auto que hace lo mismo y bajan dos personas: son los cuidadores y veterinarios de Sandra. Es el momento de la posta de hidratación.   Tomás Sciolla, el encargado de la logística que está asociada al traslado de Sandra, espera que las puertas del camión se abran. Tiene en la mano una botellita con un pico largo y curvo, parecida a las que se usan en los hospitales para que los pacientes tomen líquido. Él, camisa verde y jean, sube a la caja del camión y se acerca a la caja más chica, esa en la que está Sandra. Ella se asoma a la ventanita. Su pelo es rojo anaranjado, su nariz chata, la trompa salida y la boca gruesa. Mientras toma agua del pico de la botella, conecta con los ojos - redondos, marrones, tan parecidos al de los humanos- con Tomás.   No está sedada. Desde las 12.30 cuando empezó el operativo, jamás lo estuvo. Sola y por propia voluntad subió a la caja que se instaló temprano dentro de su recinto. Durante años sus cuidadores la hicieron practicar: cómo ingresar, cómo salir, cómo sentirse en terreno conocido. “La caja va a ser la misma hasta que llegue a Estados Unidos. No se puede cambiar. Es la que ella reconoce y sobre la que siente que tiene un control”, dijo a Clarín María Eugenia Dahdah, coordinadora del área de Comportamiento Animal del Ecoparque.   María Eugenia era una de las 20 personas asociadas al traslado. Entre ellas, había desde administrativos y personal de legales del Ecoparque, pasando por veterinarios y cuidadores, hasta la jueza Elena Liberatori. Una magistrada que estableció una relación afectiva con la orangutana, al punto de tener una foto gigante de ella en su despacho.   Una grúa naranja, del tamaño de un fitito, subió la caja con Sandra al camión. Dos veces antes y durante las últimas semanas se había practicado esa acción puntual. A las 14 ya estaba todo listo. El chofer y su acompañante cerraron las puertas de la cabina y pusieron en marcha esa mole de carga. Minutos después, el camión blanco y largo cruzó el portón de República de la India al 3000 para empezar el viaje, con un cuidador y un veterinario detrás en un auto, como custodios.   “Basta de zoológico. Basta de acuarios. Basta de personas sometiendo a animales. Que Sandra sea la primera de muchos”, gritó una mujer que llevaba una pancarta que decía “No al uso, abuso y explotación animal”. Junto a ella, otra mujer, lloraba. Adentro del Ecoparque, la jueza Elena Liberatori se abrazaba con María Eugenia Dahdah.   Pero poco después, en el peaje Dellepiane sólo hay normalidad. Los autos y camiones que pasan por el costado desconocen lo que ocurre. Ni siquiera se imaginan que dentro del camión hay una orangutana de 33 años y 53 kilos tomando agua de una botella con pico. Mucho menos tienen idea del operativo costoso e inmenso que significa sacar a Sandra del Ecoparque, llevarla al aeropuerto de Ezeiza y subirla a la bodega de un vuelo comercial.   Para el viaje a los Estados Unidos, el exzoo encargó el traslado a la firma Argentraider S.A. por casi dos millones de pesos. La empresa debe llevar a Sandra desde el predio de Palermo hasta el aeropuerto internacional de Dallas.   La compañía tiene a Gerardo Fasano como presidente y Jorge Braun Polledo como número dos. Braun Polledo es primo hermano del jefe de gabinete, Marcos Peña. A la licitación también se presentó la empresa Highland, con una oferta más económica, pero no fue elegida. Voceros del Ministerio de Ambiente y Espacio Público dijeron que "si bien era una oferta más económica, no fue elegida porque no completó el proceso de presentación de papeles".     Arriba del camión todo es rápido. Primero Dellepiane, después Riccheri y el aeropuerto. A las 17, Sandra ya está en la bodega de un avión de línea, tomando más agua y comiendo bananas. Es el último momento con sus cuidadores. Por cuestiones de seguridad y de protocolo de la aerolínea, tiene que viajar sola: siempre dentro de su caja, rodeada de valijas y encomiendas. Arriba, con la tripulación y el resto de los pasajeros, va su veterinario.   El reencuentro es dentro de 11 horas, cuando el avión llegue a Dallas. La ciudad texana es la primera posta en Estados Unidos. Ahí el espectáculo será igual o todavía más raro que el de un camión con una orangutana por las calles y autopistas de Buenos Aires.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!