Viernes 14 de Junio de 2024

POLICIALES

8 de agosto de 2019

Un abogado italiano fue expulsado del país tras ser condenado a diez años de prisión por violar a su hija

Tras la sentencia en un segundo juicio, Migraciones le canceló la residencia a Gabrielle Rubbiani. El letrado se había declarado culpable del abuso de la menor.


Un abogado de nacionalidad italiana que había sido condenado a diez años de prisión por abusar sexualmente de su hija fue expulsado en la noche del sábado del país.

El hombre, identificado como Gabrielle Rubbiani, tenía residencia permanente en el país desde 1974, vivía en la provincia de San Luis y había cometido los abusos en 2012, cuando su hija tenía 12 años.

La madre de la víctima realizó la denuncia dos años después, cuando tomó conocimiento del hecho. Luego de estar prófugo más de tres meses con un pedido de captura internacional de Interpol, el hombre fue sometido a un primer juicio abreviado por el delito de "abuso sexual gravemente ultrajante".

Rubbiani se declaró culpable y recibió una condena de tres años y medio de prisión, pero el juicio fue anulado por el Superior Tribunal de Justicia de la provincia, que ordenó la realización de uno nuevo. En un segundo proceso, realizado por la Cámara Penal 1 el 18 de abril último, finalizó con una condena a diez años de prisión para el abogado.

A raíz de esa sentencia, la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) le canceló la residencia, ordenó su expulsión del territorio argentino y le prohibió el reingreso de forma permanente, indicaron voceros del organismo.

Esa resolución instó al Juzgado de Sentencia en lo Penal, Correccional y Contravencional y de Ejecución Penal de la ciudad de San Luis para que dispusiera la expulsión del abusador, pedido que fue concedido el 7 de julio pasado.

Por ese motivo, personal de la Delegación San Luis de la DNM, con la colaboración de la Policía Federal Argentina, lo trasladó hasta el aeropuerto internacional de Ezeiza, donde anoche a las 22.45 abordó un avión con destino a Roma, la capital italiana.

COMPARTIR: