Miércoles 23 de Junio de 2021

PERSONAJES

13 de febrero de 2019

Mata Hari, el símbolo de la “mujer fatal”

El 13 de febrero de 1917 en un hotel de París fue detenida la célebre bailarina Margaretha Gertrudis Zelle, conocida por su nombre artístico de Mata Hari, denominación con que durante décadas simbolizó el prototipo de “mujer fatal”.

La que pocos meses después, sin pruebas, fue condenada a muerte y fusilada acusada de actuar como espía al servicio de Alemania en circunstancias en que se desarrollaba la “Gran Guerra”, luego denominada “Primera Guerra Mundial”.

Había nacido en Frisia, una de las doce provincias del Reino de los Países Bajos el 7 de agosto de 1876 quedando huérfana de madre, con un padre sombrerero dedicado a acumular dinero, y siendo una jovencita de 18 años, se casó con un militar, y se trasladaron a Java, entonces colonia neerlandesa, donde su marido, que la doblaba en edad, fue a cumplir servicios pero tras perder uno de sus dos hijos, presumiblemente envenenado por una mucama la pareja se separó y regresaron a los Países Bajos.

Allí se divorciaron y ante las acusaciones de que ella era infiel, con varios amoríos en su haber, la justicia le dio el cuidado de su hija al esposo, tras lo cual ella se fue a vivir a París donde trató de desempeñarse sin éxito como modelo y así fue como, a los 26 años, se lanzó al espectáculo, aplicando sus conocimientos culturales orientales, en particular del baile javanés, danzando desnuda y adoptó el nombre de Mata Hari, que significa “Ojo de la mañana” o “Hija del Alba” en indio, ya que se hizo pasar como nacida en la Costa del Malabar y criada por sacerdotes brahmanes.

Declarada experta en las “artes amatorias del Oriente” se hizo famosa en París con sus danzas exóticas que la convirtió en una actriz principal con importantes ingresos que incrementaba recibiendo en su dormitorio a políticos y militares de fuste lo que le permitía llevar una vida de lujos a los que era muy adicta. Su fama fue más allá de Francia y sus admiradores sumaban millones y se agolpaban para verla actuar en las diferentes ciudades por las que paseó su figura y su nombre era popular hasta en lugares muy alejados, como la propia Buenos Aires.

La versión no comprobada de que al comenzar la guerra amplió sus negocios sirviendo como espía señala que cuando llevaba a su cama a importantes generales les sacaba información que le era retribuida por el gobierno alemán y viceversa hasta que a comienzos de 1917, contando con 41 años fue detenida, circunstancia en la que convidó desnuda a sus captores bombones en el casco de un general alemán.

Ya en 1904 era la más famosa de las cortesanas pero en 1914 trabajaba en Berlín en circunstancias de desatarse la Gran Guerra en la que Francia, Italia, Rusia y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y más tarde los Estados Unidos de América y otros contra Alemania, el Imperio Austro-Húngaro y el Imperio Otomano que se extendiese hasta 1918, durante cuyo transcurso se produjeron grandes cambios en la geografía mundial como la Revolución Bolchevique en Rusia, la independencia de Irlanda del Sur, la separación de Austria y Hungría y la fragmentación otomana.

En esa circunstancia se planteó regresar a los Países Bajos. El gobierno francés que sospechaba de ella la mandó a controlar por el capitán George Ladoux quién la incorporó al espionaje francés pero a pesar de eso la siguieron vigilando considerándola una doble espía al servicio de Alemania.

El desencadenante fue el hundimiento del acorado francés “León Gambetta” el 27 de abril de 1915 por un submarino austro-húngaro, oportunidad en la que murieron 650 marinos, y a partir de allí fue vigilada como sospechosa de haber pasado información a los enemigos, por lo cual incluso fue interrogada en más de una ocasión, incluyendo cuando en Londres se reconoció espía pero al servicio de Francia.

Tras la sentencia del 24 de julio el 15 de octubre fue fusilada el 15 de octubre de 1917 al alba en Vincennes y arrojada a una fosa común. Tenía 41 años, pidió no ser vendada. Antes de recibir los doce disparos de rigor gritó “Ramera sí, pero una traidora jamás” cosa que investigaciones posteriores no encontraron elementos probatorios para desmentirla

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!