Jueves 22 de Abril de 2021

LOCALES

3 de diciembre de 2020

No se permitirá el ingreso de peregrinos.

La Iglesia Diocesana de Catamarca recuerda a los hermanos peregrinos que llegan en esta época a honrar a Nuestra Madre del Valle desde provincias vecinas, que por disposición del Comité Operativo de Emergencia (COE) provincial no está permitido el ingreso a Catamarca debido a la situación epidemiológica por Covid-19. Esta medida se hace extensiva también a los hermanos del interior provincial.

La Solemne Procesión con la Sagrada Imagen, el martes 8 de diciembre, se realizará sin la presencia de fieles, alrededor de la plaza 25 de Mayo.

Por ello, se invita a todos los devotos y peregrinos a seguir desde sus hogares la transmisión de esta manifestación pública de fe, a través de los medios de comunicación y de las redes sociales, tal como ocurrió en el mes de abril.

Honremos y expresemos nuestro amor a la Virgen Morenita cuidándonos unos a otros en este tiempo de pandemia.

 

&&&&&&&&&&&

 

Cuarto día de la Novena

“Que la Virgen del Valle nos ayude

a renovar la tarea educativa”

 

El miércoles 2 de diciembre, en el cuarto día del novenario en honor de Nuestra Señora del Valle, durante la misa de 21.00, presidida por el Obispo Diocesano de Catamarca Mons. Luis Urbanc, rindieron homenaje a la Santísima Virgen quienes trabajan en el ámbito de la Educación. Concelebraron la Eucaristía sacerdotes del clero diocesano, entre ellos el Vicario Episcopal para la Educación, Pbro. Lic. Oscar Tapia.

Participaron la Ministra de Educación de la Provincia, Dra. Andrea Centurión, y la Directora de Enseñanza Privada, Prof. Claudia Madina, quienes acercaron los dones del pan y del vino.

Como viene haciendo desde el comienzo de las festividades, Mons. Urbanc comenzó su homilía con una frase de la oración del Año Mariano: «Tú que al pie de la cruz te mantuviste firme, y viviste el alegre consuelo de la resurrección, enséñanos a ser fuertes en las dificultades y a caminar como resucitados», para destacar a continuación que “reconocemos la fortaleza de la Virgen en todas las dificultades de la vida, sobre todo, junto a la cruz de su Hijo. También nosotros tenemos nuestra cruz, pesada, pero llevadera con la ayuda de la Gracia de Dios y si en ella vemos la Cruz redentora de Jesús”. Agregó que en dicha oración “proclamamos la victoria de la Resurrección, hecho que ilumina y modifica cualquier situación de agobio, oscuridad, dolor, desánimo y muerte…” y remarcó que “le pedimos a la Virgen que nos ayude a ser fuertes en las circunstancias adversas y en los imponderables de la vida terrena…”

Al dirigir su mensaje a los alumbrantes de la misa, el Obispo indicó que “a los educadores, el Papa Francisco los invita a no perder la capacidad de escucha, a salir de ustedes mismos para ir al encuentro de otro. El rol pedagógico está orientado a cultivar la fraternidad, el diálogo y la construcción de una ciudadanía global a través de la educación, afianzando los valores de la solidaridad y la espiritualidad, y ofreciendo un servicio especial a los más desfavorecidos, débiles y frágiles de la sociedad. Una educación que promueva el valor del amor al vecino, al prójimo, para una sana integración universal”.

Luego de otras consideraciones respecto de la misión de los docentes, pidió: “Roguemos a la Virgen del Valle que nos ayude a renovar la tarea educativa de modo que, cada establecimiento educativo sea una verdadera palestra de promoción humana, sin excluidos de ningún tipo”.

Respecto de las lecturas proclamadas en la celebración, Mons. Urbanc consideró que “la Palabra y la tradición bíblica tienen claro que de lo más parecido al Reino de Dios y al encuentro final con Él es un banquete” para recordar luego las reuniones que solían hacerse entre amigos, compañeros de trabajo y otros grupos para despedir el año que por las disposiciones sanitarias no pueden realizarse. “Me imagino que Jesús, hoy, nos está mirando con compasión porque llevamos muchos meses sin banquetes, sin poder abrazarnos, sin bailar juntos, sin visitar a los abuelos con calma, sin organizar encuentros familiares, sin viajar para estar con amigos, etc. Y Jesús no quiere despedirnos en ayunas, no sea que desfallezcamos por el camino”, agregando “¿Cuántos panes tienen?, ¿qué tienes que pueda servir para hacer más llevadero este tiempo de dolor en toda la humanidad?” para exhortar a continuación: “Hermanos, ¡es tiempo de compartir, ocasión propicia para inventar nuevos modos de sentiros acompañados y alimentados unos por otros!”

Hacia el final de su predicación, Mons. Urbanc pidió a la Madre: “Ayúdanos a levantar la mirada hacia Dios para encontrar en Él lo que precisamos para ser mejores discípulos-misioneros de Jesús. Fortalece a todos nuestros educadores y educandos para que se aboquen de lleno a forjar un mundo sin fronteras en donde nos sepamos y sintamos hermanos los unos de los otros, haciendo realidad la civilización del amor y la paz”.

En el cierre rogó: “Escucha benigna el clamor de todos esos niños que están gestándose en los vientres de numerosas madres angustiadas por diversas causas, para que tengan la ayuda necesaria, y lleven adelante sus embarazos, asumiéndolos como una bendición de Dios para ellas, sus hijos y toda la humanidad. Consigue la Gracia que necesitan nuestros legisladores para que sanciones leyes que defiendan toda vida humana desde su concepción”.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!