Sábado 8 de Agosto de 2020

  • 11.4º
  • Despejado

11.4°

El Tiempo En Catamarca

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

JUDICIALES

28 de noviembre de 2018

Comenzó el juicio por trata de personas en la whiskería “Maná”

Ayer, declararon como testigos un supervisor municipal, quien realizó la clausura la whiskería y una mujer que trabajaba en el lugar. La defensa de “la tía Marta” pidió la suspensión.

Tal como estaba previsto, ayer dio inicio en el Tribunal Oral Federal de la provincia, el juicio por el supuesto delito de trata de personas, que tiene en el banquillo de los acusados a Marta Nalder, más conocida como “la tía Marta”, de 71 años de edad, propietaria de la whiskería “Maná”.

Tras la lectura de la requisitoria de elevación a juicio, el presidente del tribunal llamó ante el estrado a la imputada del delito de “Trata de persona doblemente agravada”, quien haciendo uso de su derecho, pidió no declarar.

Sin embargo, solicitó al juez que le permitiera aclarar una situación ocurrida al momento del allanamiento. “Ni yo, ni mi hija estábamos en el local. Nosotras estábamos en mi casa como todas las cosas que secuestraron en el procedimiento.  Hace mucho tiempo tengo la whiskería. Las chicas que trabajaban ahí, llegaban por sus propios medios y si querían tener relaciones con los clientes, se iban a un motel. Yo solo cobraba las bebidas que ahí consumían porque eran de mi propiedad”, aclaró la “tía Marta” y regresó junto a su abogado.

Seguidamente, el letrado de la defensa pidió la palabra y solicitó al tribunal la suspensión del juicio al entender que faltaba una prueba fundamental, la cual se había extraviado en la etapa de instrucción de causa. Se trata de un cuadernillo donde estaban transcriptas todas las escuchas telefónicas. Sin embargo, los jueces no hicieron lugar expresando que por el “extravío” en el juzgado federal, se tramita un sumario administrativo.

Testigos

Tras el planteo de la defensa rechazado por los jueces, se abrió la ronda de testigos.

El primero en brindar su testimonio fue Carlos Nieva, quien dijo ser empleado de la Municipalidad de la Capital y en el momento del allanamiento a la whiskería Maná cumplía la función de supervisor municipal.

A preguntas de la fiscalía, principalmente, el testigo contradijo si se quiere a la dueña del local, a quien señaló como  la mujer que cuando concurría a inspeccionar el local “los atendía cordialmente”. Luego relató que además del salón donde se vendían bebidas habían tres o cuatro habitaciones, donde las mujeres a las que llamó “alternadoras” mantenían relaciones sexuales con los clientes. “Nosotros controlábamos que en el lugar no hubiera personas menores de edad trabajando. Por eso le pedíamos el documento a las mujeres que estaban allí trabajando y controlábamos con la foto que se tratara de la misma persona.

“No había personas extranjeras” puntualizó en la sala.  Y aclaró, además, que los documentos los tenían en su poder las trabajadoras; “la dueña solo tenía los carné sanitarios que también controlábamos para que ellas pudieran trabajar ahí”.  Posteriormente y en razón de la ley vigente de Trata de Personas, los jueces del tribunal hicieron desalojar la sala para que pudiera prestar declaración una de las mujeres que trabajaban en la whiskería.

El hecho
La investigación en la whiskería se originó en noviembre del 2010 por una resolución de la Procuración General de la Nación. En diciembre de 2014, la policía realizó el allanamiento en Maná en la zona de La Chacarita, propiedad de Nader, y otros cuatro locales de esta Capital.

Aparte de “Maná”, los operativos se realizaron en “Morocco”, “Las Rejas”, “El Altillo” y en una vivienda situada en la esquina de calles Mota Botello y Gobernador Correa, en el barrio Alem. En los operativos fueron rescatadas 27 jóvenes.

 

 

LA UNION

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »